9/28/2007

La crisis de identidad de Cocosette



Dedicado a Male y Jane, “Susy girls” irrecuperables y a Marianne, que si bien no come galletas me regala los Cocosette.


Las crisis de identidad son cosas íntimas y personales que a nadie afectan sino al susodicho criseado. Las hay de todos tipos: crisis de identidad sexual, crisis de identidad profesional, crisis de identidad personal, crisis de identidad a secas. Hasta aquí todo bien. Cada quien con sus crisis. ¿Pero qué ocurre cuando a un icono de la cultura le da una crisis de identidad y quiere parecerse a otro icono? Eso está pasando en Venezuela.
Todos los que hemos crecido en Venezuela podemos ser de dos tipos: los Cocosette o los Susy. Cada uno de nosotros tiene una cercana y casi pornográfica relación con estas galletas. O te gusta la una o te gusta la otra. Yo soy, sin duda, un tipo Cocosette. Y esto no es algo intuitivo o meramente sensorial. Yo les puedo dar razones de por qué me gusta más los Cocosette. Lo siento por los Susy Boys o las Susy Girls, pero ontológicamente hay razones para preferir el Cocosette:
1. Sabe a coco, que es uno de los regalos que los dioses nos dejó a los venezolanos (sí, ya se que el cacao también, pero eso sin leche y azúcar es amargo así que no se cuenta. Lo rico no es el cacao sino el preparado que se hace con él. El coco lo supera).
2. El relleno es muy blandito, lo que quiere decir que las galletas pueden ser separada e irnos comiendo la galleta por partes y de esa manera alargar el indescriptible placer que produce.
3. La galleta es morena y no parece un alemán tísico como el Susy.
Bueno, uniendo la idea del primer párrafo con el resto de esta entrara quisiera contarles de una horrenda crisis de identidad que le dio a Cocosette y que me lleva por la calle de la amargura. Me está afectando mucho y me pregunto, ¿hasta cuándo vamos a permitir esto? Recuerdo que Boris Izaguirre cuenta en ese delicioso libro que es “Morir de Glamour” una ocasión en la que se encontró a la señora que vendió Toddy a una empresa extranjera que a su vez le cambió el logo. Tan pronto como la vio la acusó de traición a la patria y de haberle causado un trauma irresoluble. Pues así ando yo.
La crisis de identidad de Cocosette comenzó un día en que mi amada galleta decidió que no estaba contenta con su tamaño. ¿A quién se le puede haber ocurrido que el Cocosette pudiera ser algo distinto a los eternos 10cm que siempre hemos disfrutado tanto? Pues bien, ella tuvo su crisis de identidad de altura y decidió cambiar. Se puso grandísima y encima decidió ponerse el pretensioso apellido MAXI.
Ok, hasta ahí aguanté. Pero la cosa anda mal. El imperialismo está penetrando nuestras fronteras a pesar de los intentos de nuestro adalid de la justicia tropical y líder de la Revolución Hugo Rafael. Amigos, quiero denunciar algo imperdonable. ¡¡Cocosette se quiere parecer a Oreo!!

Han sacado una espantosa galleta a la que llaman “Cocosette Sándwich” y que no es más que Cocosette disfrazado de Oreo. Esto no puede continuar. Tenemos que hacer algo. Hagamos una campaña. ¡¡No a la crisis de identidad de Cocosette!! Es más, exijo que se regrese al tamaño de 10cm de la Cocosette de toda la vida. ¡¡Ni un paso atrás!!

10 comentarios:

Jeaneth Fernandez dijo...

Sencillamente genial!!!

Apoyaré la campaña sólo sin incluyes a susy... pq también estos cambios la afectan.. la susy sandwich es grave!! así que si la campaña es "Nó a la crisis de identidad de Susy y Cocosette" cuenta conmigo...

Jane "Susy Girl"

kutunga dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
kutunga dijo...

Ay Arturo que casualidad!

ayer me comi un cocosette que llego hasta holanda nose como!

jejeje

un beso del tamagno de la antartida, pero no tan frio!

y disculpa la falta de intelectualidad

Selina

Fedosy dijo...

¿Será que los hicieron así de grande para las colas de las autopistas? Fíjate cómo se vende en las colas. Es una estrategia de ventas muy directa. Je. Ahora, lo del sandwich, eso sí que no tiene nombre. Y yo también lo prefería en su tamaño original.

Saludos.

AiméeJuhazs dijo...

Jajajaja. Qué buena lectura Arturo. Como dice el poema: simple como un anillo. Me entretuvo y me olvidé por segundos del desbarajuste en la Asamblea con la Deforma constitucional q piensan aprobar hoy.

Estamos hablando. Aimée

Mil Orillas dijo...

JAJAJAJAJAJAJAJA!

qué bueno!!!

JAJAJAJA!

la diferencia entre el coco y el cacao es irrebatible!

y lo de la galleta morena...jajajajajajajaja!

qué cómico!

Comunidad Biomédica dijo...

Excelente el asunto!... Ya los ejecutivos de marca cayeron en cuenta, y se estan estan haciendo estudios de mercado para tomar esa decision!...

Exito!.

Por cierto, coloca un form de suscripcion, para tus bloggers visitantes!.

saludos!.

Anónimo dijo...

jajajajaja Hola mi nombre es Daniela, y navegando por la web encontré tu blog el cual me parece interesante anunque un poco peculiar!!! jajajaj sin lugar a dudas, el post que más me ha gustado ha sido este jjajajaja me sentí muy identificada con el ya que yo también pertenesco al grupo cocosette, es decir, soy una "cocosette girl" aunque debo añadir que el llamado cocosette sandwich es unas de mis galletas favoritas!!! (OJO no me gusta la oreo)así que debo diferir con lo que opinas y ROGAR para que tu campaña no tenga el efecto que deseas jajajaja

ALFIL NEGRO dijo...

que regrese a los 10cm, y a la envoltura de doble papel blanco, que protegia a las galleticas

Anónimo dijo...

Hola amigo que nota mas particular. A mi me gusta el cocosette de las dos formas la morenita y la sandwich, chamo las dos son buenas jejeje. Por otro lado no me gusta la susy. De todas maneras cuenta conmigo por regresar a los 10cm.