4/23/2008

Madres, madrinas y madrastras en el cine



Aquel que dijo que madre solo hay una, nunca fue al cine. Madres buenas, madres malas, madres regulares y otras que ni merece la pena mencionar han sido representada en la pantalla gigante desde los comienzos de la historia del cine. Si hubiese que mencionar la primera representación de una madre en el cine supongo que habría que remontarse justo al año 1895 cuando nace el cine en la pieza “Dando de comer al bebé” en la que vemos a la esposa de Auguste Lumiere junto a su esposo dando de comer a su hijo.
Pero desde ese pequeñísimo ejemplo el cine ha evolucionado y en ese mismo ritmo se han desarollado las maneras en las que se representan. Estas representaciones usan el inmenso poder simbólico de la figura de la madre para dotar de mayor fuerza a la carga sentimental de las producciones. Desde muy buenas y tradicionales madres pasando por toda la gama hasta llegar a las más desquiciadas madres que la mente humana ha podido concebir.

-----------------------------------------------------------------

La Cenicienta (1950)
En este clásico de Walt Disney basado en la historia de Charles Perrault tenemos toda la gama posible de madres. Comenzamos con la madre biológica de La Cenicienta quien es amable y ama a sus hijos pero que muere cuando ella es tan solo una bebé, por lo que se queda al cuidado de su padre quien en el intento de que en esa familia no falte una madre, decide casarse. Es así como aparece en escena la legendaria madrastra quien detesta a Cenicienta y que si no fuese por el padre le arruinaría la vida. Pero el padre muere y es así como la heredera se convierte en la criada de la casa y en víctima de los tormentos de su madrastra y de sus hermanastras. Pero llega al rescate el hada madrina, quien haciendo uso de sus poderes mágico pone todo en orden. Si bien pudiera parecer que los arquetipos en este caso son demasiado evidentes, debemos admitir que esta película logró que la palabra “madrastra” llegase a ser sinónimo de maldad.

-----------------------------------------------------------------


Psicosis (1960)

Y si de madres que han dejado una huella en el cine por su maldad estamos hablando, sin duda nuestra atención debe dirigirse al Motel Bates, donde la inválida señora Bates e encarga con éxito absoluto de arruinar la vida de Norman y deshacerse de todo aquel que se acerque a su hijo. La imagen de la madre asomada a través de la ventana es una de las más aterradoras y el grito de “¡¡Norman!!” aún me hace temblar. Si imaginamos a nuestras madres y recurrimos al recuerdo del peor de sus momentos, cuando están más enojadas y los gritos abundan aún estamos a un largísimo trecho de acercarnos a la Sra. Bates. Y claro, si además recordamos que la Sra. Bates murió hace muchos años y quien pensábamos que era la madre, no es sino el hijo disfrazado podemos comenzar a aventurar hipótesis. La madre no es sino lo que Norman en su cabeza imaginó siempre que ella era cuando estaba viva, pero dejando a un lado todo lo bueno y dejando solo lo malo. Y tal vez la más aterradora de todas las interpretaciones podría ser que todos, tarde o temprano, terminaremos convirtiéndonos en nuestras madres.

-----------------------------------------------------------------

Italianamerican (1974)
Pero también hay madres muy buenas también, y un caso es el de la madre del director ítaloamericano Martin Scorsese, quien en el año 1974 hizo este documental en el que la madre y el padre (Charlie) cuentan la historia de cómo llegaron a los Estados Unidos. La madre termina siendo la protagonista y además de robarse el show termina diciéndole a su hijo cómo debe dirigir el documental. Además de su bondad, vemos la capacidad innata de esta mujer de contar historias con una gracia escasa en el resto de los humanos. Catherine Scorsese actuaba en tantas películas de su hijo como podía y siempre cocinaba en el set. Llegó a representar el papel de madre en más de cinco películas de su hijo y la comida que podíamos ver en la pantalla siempre era cocinada por ella.

-----------------------------------------------------------------------


Kramer versus Kramer (1979)

Me imagino que si nos ceñimos a lo esencial esta es en realidad una película sobre un padre y su hijo más que sobre una madre, pero si fuese por las acciones de la Señora Kramer (interpretada por Meryl Streep) esta película nunca sería la misma. La Sra. Kramer decide abandonar a su marido (Dustin Hoffman) pues solo se dedica al trabajo, pero entre las cosas que deja está el hijo de ambos. Al Sr. Kramer le cuesta mucho adaptarse a esta nueva vida, pero cuando lo ha logrado aparece la madre exigiendo la custodia y aquí comienza esa batalla legal en la que van y vienen argumentos, dolores, esperanzas rotas y tantas otras cosas que nos quieren mostrar que no todo en este mundo es blanco y negro.

-----------------------------------------------------------------


Mommy Dearest (1981)

Esta película que se ha convertido en un ícono gay narra la historia de Joan Crawford, la gran actriz de Hollywood, y de sus dos hijos (especialmente de su hija) a quienes adoptó, si creemos en la trama de la película, para subir su perfil en Hollywood. Joan Crawford, interpretada aquí por Faye Dunaway, es representada como una madre obsesivo-compulsiva quien tiene un carácter fuerte que se complemente con una especie de múltiples personalidades. En fin, la pesadilla de cualquier niño. Yo creo que quien más se acerca a ella es la bruja de La Bella Durmiente.
Cuatro palabras de esta película se han hecho ya legendarias: “No more wire hangers” (No más ganchos de alambre) y que le grita a su hija en medio de la noche sacándola de la cama para que arregle todos sus vestidos.

-----------------------------------------------------------------

Oedipus Wrecks (1989)
Woody Allen es judío y amante del psicoanálisis. ¿Es ahora necesario decir que la madre juega un papel importante en su obra? Pero la madre más divertida y obsesiva es la que podemos ver en uno de los cortos del largometraje New York Stories (los otros dos son de Coppolla y Scorsese) llamado “Oedipus Wrecks”. En este corto vemos a un hombre perseguido por los pensamientos acerca de su madre. Ella es omnipresente y todos los elementos de la vida de él en cierta medida están tocados por ella. Cada uno de los hechos de su vida ha sido ya comentado y evaluado por ella con su respectiva “recomendación”. Al final vemos una gigante cara de la madre en el cielo neoyorquino persiguiéndolo y diciéndole desde allá que se ponga un suéter porque hace frío.

-----------------------------------------------------------------

Todo sobre mi madre (1999)
Se me hace difícil hablar sobre Todo sobre mi madre. Es una de esas pocas películas que le cambian la vida a uno y tal vez una de las odas más bellas a la maternidad. Y digo a la maternidad pues la figura materna (interpretada por Cecilia Roth) más importante de esta historia cuida en primera instancia de su hijo biológico y luego le toca asumir el cuidado de un bebé que vive con HIV. Además le toca cuidar a casi todos los personajes en algún momento u otro y es por esto que en esta película, dedicada a su madre quien murió cuando la película se estaba rodando, es acerca de la maternidad entendida como esa persona que te hace sentir seguro, que pone su vida por delante de la tuya y que te hace tener esa convicción de que nada te pasará.

-----------------------------------------------------------------


La Pianista (2001)

Esta película del director austriaco Michael Haeneke es una película incómoda. Es difícil ver esta película y no moverse incómodamente en el asiento. A primera vista esta es una historia acerca de Erika, una profesora de piano de esas que solo se consiguen en las peores pesadillas. Un alumno se enamora de ella y es así como comienza una relación enfermiza en la que la madre de Erika juega un papel muy importante. Dominadora, castrante y dueña de la vida de Erika su madre domina a todo el que la rodea. Una frase de la novela de Elfriede Janeke en la que se basa la película lo resume todo: “no le gustaba que su hija saliera a la calle para que la gente no la hiriese. Prefería causarle ella misma los traumas y luego supervisar la terapia.”

4 comentarios:

Guzz Lightyear dijo...

Excelente blog.

Saludos.

http://elcuartodeloschecheres.blogspot.com/

Marina Napoli dijo...

MUY BUEN POST!


no venezolana.. ARGENTINA!
pero estudiante de cineeeeee!

sisi.. esa si qe es una carrera qe se disfruta!

saludos!
pasate cuando quieras.

aquellos que escriben dijo...

esta película de allen la he visto y es muy pero muy pero muy buena. :)

aquellos que escriben dijo...

la del pianista no la he visto, pero has incitado mi curiosidad